Cronicas chapinas. Parte 1.

Este fin de semana que recién pasa, tuve una oportunidad de eliminar un artículo de mi “wishlist” de antes de morir… Preparé mi maleta, dejé todo lo del trabajo listo y ejercí mi derecho (inconstitucional, digo, está de moda eso) de desconectarme de asuntos laborales “and just have fun”.

Agarré “pata” para Guatemala. Aprovechando que uno de los shows que siempre he querido ver en vivo iba a ofrecer una (o 10) presentaciones en el país vecino, así que acompañada de Malu (@malu_nochez) me fui de weekend getaway hacia chapinlandia. Desde antes de salir fue una aventura… Malu llegó faltando 1 min para la hora de salida y por poco y se queda, pero bueno… Al final salimos 3pm de San Salvador y llegamos a ciudad capital de guatemala a las 8pm.

Gracias a la recomendación hotelera de una amiga, no tuvimos que recorrer mucho (casi nada) para llegar al hotel. Aproximadamente 20 metros de donde nos dejó el bus. Así que ya puestas en el hotel, decidimos descansar un momento y luego ir a la zona 1, gracias a un amigo de Malu quien decidió darnos el tour y llevarnos a cenar.

Tenía poco más de 1 año de no ir a Guatemala, y poco más de 3 años de no ir a la zona 1. Debo decir que es muy radical el cambio que vi esta vez. La zona 1 la han re-adecuado y revitalizado. Hay bares, restaurantes, venta de comida callejera, pero todo esto de una manera ordenada. No como podría ser el Centro de San Salvador en su mayor esplendor ahora.

Ir a otro país generalmente indica meterse en su cultura, apreciar cosas nuevas, salir de la rutina, respirar nuevos aires. Generalmente uno siempre (en el tema culinario) recurre a la “safe food” (entiéndase lo que es igual en todos lados, sandwich, tacos, burritos, etc ) Así nos paso, fuimos a parar a un McDonalds… Pero aparte de esto, también está las horas de comida. Actualmente en Guatemala (y desde hace 3 años aproximadamente) existe la regulación de la ley seca, que dice que a partir de la 1am, se prohíbe la venta de bebidas alcohólicas, así que nos fue mal… Regresamos aproximadamente a las 12:30am y decidimos salir a dar una vuelta a la zona 10, que es también conocida como “la zona viva” aunque desde 10 min antes de la 1am, de viva no tiene nada. Todo cierra, dejan de vender y comienzan a sacar a la gente de los bares y restaurantes.

Aun así, encontramos una “mano amiga” en un restaurante de comida mexicana a una cuadra del hotel y resultó que el gerente del local, era salvadoreño. Luego de una pequeña parada para una mini celebración de cumpleaños, dimos con otro “local”. Una señora de aproximadamente 40 – 50 años, llega a vender “carnitas” y panes con pollo, desde las 8pm hasta las 3am. Ella se encarga de alimentar a los meseros y demás personas que salen de trabajar tarde de los hoteles  y restaurantes aledaños. Otro de los detalles, es que ella si vende cervezas luego de la 1am.

Y así… la tarde del primer día en GT.

Next day: Cirque Du Soleil.

Un comentario sobre “Cronicas chapinas. Parte 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s