Vídeo

A small piece of paradise – Little Corn Island

(puedes leer esta entrada en español aquí)

once a year go some place you’ve never been before – Dalai Lama XIV

(yeah, I’m not really sure It’s his quote, but I’m gonna use it)

Before planing for the next trip I’m about to tell you about, I wanted to go to New York or Boston; but my sister said “why don’t you go somewhere you haven’t been yet?” So I started thinking where?

Seguir leyendo

Vídeo

Vlog: When in Europe

Luego de 5 meses de no tocar los videos del viaje, porque realmente no encontraba por donde comenzar el video, decidí sentarme y comenzar a separar videos, momentos y más o menos armar la timeline del recuento del video.

El equipo usado fue: 📷 Canon SL1 + Yongnuo 35mm + 📱 Huawei Mate 8. Y para editar, en Adobe Premiere CC con ayuda de unos tutoriales de Peter McKinnon sobre transiciones y algunas otras cosas. Inspiración, como siempre, de Casey Neistat.

Otros post del viaje:
  1. Adventure of a lifetime
  2. Piccole cose – Roma
  3. Where the Streets have no name – Dublin

Where the Streets have no name – Dublin

Dublín… Irlanda se describe en verde, Irlanda es verde… Mi corazón se volvió un poco más verde de lo que ya es…

Mi relación con Irlanda viene desde hace mucho tiempo atrás… No se si fue mi gusto por U2, los rompecabezas que hacía mi papá (y ha retomado desde hace poco) o si fue la escena de Not here on a Tuesday de Laws of Attraction pero Irlanda ha estado en mi bucket list desde que yo recuerdo que quería viajar a algún lugar.

Salí de Roma como a las 9am y estaba llegando a Dublín a la 1pm. Desde la ventana no podía nada más que ver verde y sí, un poco de la costa que da a Londres, un poco gris por toda la industrialización; pensé que se lograrían ver un par de castillos antes de aterrizar, but (sadly) no…

Salí del aeropuerto y la ansiedad y la felicidad de cumplir uno de mis sueños me embargó así como el frio que estaba haciendo al salir de la terminal. Inmediatamente salí encontré la maquina para comprar 3 días de transporte por 22 euros, el Airlink Express. Como tenía el chip de Three UK que había comprado, solo tuve que hacer el cambio de red al llegar al país y a ocupar Moovit otra vez.

Luego de comprar la tarjeta de transporte, que por cierto funciona con NFC, no me tocó esperar mucho por el transporte y por suerte, no tuve que caminar mucho con el tobillo lastimado ya que el Airlink pasaba por un montón de sitios turísticos e iba haciendo un par de paradas, no tenía como un solo destino así que me bajé en la parada que estaba por The Spire, caminé un par de cuadras más y justo al cruzar la cuadra, está el hostal donde me quedaría por dos noches, el Abbey Court Hostel.

Llegué, pagué las dos noches y me dieron la tarjeta de acceso a la habitación (en la 4ta planta, sin elevador… #Sufro) en la cama 11. Luego de cargar mi pie doblado, mi maleta y mi cansancio del vuelo en los asiento más duros de las aerolíneas de bajo costo (se la pelean con Ryanair) por esos 3 niveles y un mini recovequero hasta mi habitación, saqué todo, lo metí en la jaula que te dan para guardar tus cosas y le puse el candado.

First thing first: necesito un convertidor de voltaje porque del que me habían prestado dejé una parte esencial en Roma… así que me tocó comprar uno en la recepción del hostal por 8 euros, ni modo. Puse a cargar el cel un rato en lo que descansaba (gracias al fast charge del Mate 8, en unos 20 mins ya estaba como con 60% de carga). Decidí salir un ratito por un cigarro y aprovechando que sorprendentemente estaba soleado, dejé el sueter y la bufanda en el cuarto (fun fact: cuando hace sol hace un gran calor, pero quedate un minuto en la sombra y sufre el frio de primavera). Ahi afuera del hostal conocí a dos personas que trabajan para Amnesty International, por supuesto la meta de ellos era lograr que donara, me preguntaron de dónde era y me sorprendió saber que ellos estaban al tanto del trabajo que se está promoviendo en El Salvador sobre las 4 causales en torno al tema del aborto.

dav

Luego de una mini plática, una soda y un cigarro, me fui a conocer las cuadras aledañas al hotel y a buscar algo de comer. Caminé un par de cuadras (yo sentí que era un par de cuadras pero en realidad fueron como 12) y encontré un lugar de cheap food: pizza/kebab que por cierto, son muyyy famosos allá. Pedí un kebab con salsa buffalo y luego vi que estaba muy cerca de Mounjoy Sq. Park (a unas 3 cuadras) y decidí caminar hacia allá.

Es increíble como la gente sale a disfrutar del sol, en lugares que no son tan calidos durante el resto del año. Llegué a Mounjoy Sq. Park y habían diversos grupos de personas tirados en la grama (literalmente) y a medida que la tarde iba terminando, la temperatura comenzaba a bajar y se comenzaba a sentir mucho más el frio. (Por cierto, en el parque había gente que había sacado a pasear a sus gatos, con pechera y correa… eso no es normal, o si?) Aproveché para un par de fotos, descansar, mover el tobillo lastimado y pensar… ¿Aprovecho el Bar Crawl de Dublín ($12) o no?

Caminé a la orilla del Liffey mientras iba de regreso al hostal y decidí pagar el Pub bar Crawl que comenzaba a las 7:30 en un bar que se llama The Mercantile. El pub crawl consiste en: durante la noche se va de bar en bar, siendo un total de 5 bares, donde te dan shots gratis (no gratis porque ya pagaste 12 euros) y ciertos descuentos en bebidas específicas. El bar crawl comenzó en The Mercantile, la promo era: por la compra de tu primera cerveza te daban una Guiness; luego de ese pub nos fuimos para Darkey Kellys, tenías un shot de Whiskey al entrar y luego promo en sidra Savanah, un trago que no recuerdo que era y una cerveza; ahi conocí a Elizabeth, una chava de Texas que había llegado para una boda de 3 días. Aquí fue donde también se cumplieron otras cositas del bucketlist que no estaban contempladas: escuchar Galway Girl de The Kilkennys en vivo y otra que también sale en Ps I love You, pero que ahorita no recuerdo…

Terminamos ahi y seguimos caminando otras cuadras hasta llegar (otra vez) a la zona de The Temple Bar. Ahi llegamos a The Old Storehouse Bar and Restaurant y la bienvenida era un shot llamado The cocksucking cowboy, el cual es un mix de butterscotch schnapps y Baileys de crema irlandesa, riquísimo. Adentro no recuerdo cual era la promo pero si recuerdo que volvió a sonar Galway Girl, porque puesí, Ireland. Para el bajón, como siempre, fui al McDo de la otra esquina para el respectivo bajón. Regresé y de ahi no recuerdo que haya sido tanta la caminada, pero caminamos como 20 cuadras hasta llegar a Whelan’s donde la promo era la propia cerveza de ellos. Este lugar era muy diferente a los demás, era como disco pero con música de los 80’s lo cual es perfecto luego de haber pasado los primeros 3 días escuchando Despacito en casi todas las versiones imaginables.

En Whelan’s conocí a Rachel, Shannon y Sioban (Shannon y Sioban acababan de terminar exámenes de enfermería so a celebration was in order) estuvimos escuchando música en vivo un rato en la segunda planta del bar y luego bajamos. Estuvimos abajo bailando musica de Earth Wind and Fire, Michael Jackson y así hasta que decidieron regresar a la disco donde habían estado antes y me fui con ellas. Aún me quedaba un bar al cual ir, pero nunca super cual era, solo recuerdo haber visto a uno de los encargados del tour dándonos tickets para los shots y nosotras ya íbamos para otro lado.

Aún no entiendo cómo es tan común en Dublín (al menos) salir de un pub con el vaso con cerveza y solo dejarlo por ahi o en el caso de Shannon, quebrarlo en la acera del otro lado. Nos fuimos por un callejón y aún teníamos un a botella de cerveza, Shannon ya no la quería quebrar, así que me ofrecí como voluntaria, solo que no me di cuenta que habían seguridad del otro lado del callejón… Salimos del callejón, no nos dijeron nada (hey, I’m a turist… sorry?) y llegamos a Everleigh Garden, el bar subterraneo donde habían estado, lo único es que yo no tenía el sello de ingreso, pero de alguna manera (mojando la marca de una de ellas y pasándola a mi mano) entré, ahi escuché la nueva canción patronal de moda en Dublín… Galway Girl, de Ed Sheeran.

Salí de ahí como a las 2am y totalmente desorientada comencé a caminar (como 6 cuadras) en la dirección contraria, totalmente wasted and in need of junk food. Luego de darme cuenta que había estado caminando en sentido contrario, le di vuelta a google maps y comencé a caminar en dirección a Whelan’s donde encontré un lugar donde comer Eddie Rocket’s City Diner y de paso, hablar por videollamada con un amigo que se iba de El Salvador ese día (lo agarré justo en el asiento del avión ya listo para irse). Luego de medio milkshake de vainilla, una hamburguesa monstruosa y unas papas, estaba lista para seguir caminando (o así lo pensé…) cuando me di cuenta de todo lo que había falta para llegar al hostal (casi 2.3kms) mejor pedí un taxi que me cobró la linda cantidad de 8 euros…

dav
En Johnny Rockets diner

Día 2:

Luego de such a crazy night, reviví el día siguiente como a las 10am, luego de una bañada y otra dormida más, salí tipo 1pm a caminar la ciudad y conocer un poco más, la meta era conocer un parque llamado Phoenix Park, que en realidad no es un parque, es una reserva natural gigante dentro de la cual está un zoológico, un centro de visitantes, como cuatro lagunas e inclusive la casa del embajador de Estados Unidos.

Agarré un bus al salir del hotel y me llevó más o menos cerca de donde Moovit y Google maps me decían que era la entrada (Fun fact: ese parque tiene miles de entradas, la reserva tiene una muralla de 11kms) y comencé a caminar a donde yo tenía la idea que podía ser la entrada… Me pasó las de PS: I Love You; entré en la reserva sin saber que estaba dentro del parque… Es una cosa inmensa, verde, donde pasan calles poco transitadas y yo realmente esperaba ver una caseta, un rótulo o algo que me dijera que estaba entrando ahi; pues no, eso lo encontré hasta que llegué al centro de visitantes que sentí que estaba como a 1km de donde me había dejado el bus…

Guess what? Si es 1km… Lo acabo de medir en google maps jajaja

Al llegar al visitor center estuve viendo la presentación que tenían sobre la historia del lugar, resulta que en algún momento de la historia fue una fortificación donde tenían municiones y por eso tiene la muralla de 11kms de largo. Luego de una buena remada de regreso a por donde había entrado, decidí ir a buscar otro parque: St. Stephen’s Green y luego de esperar como 30 mins un bus (y ver que estaba en la parada equivocada) me regresé a la parada por donde me había dejado el bus (y me di cuenta que también estaba en la parada equivocada) y agarré el bus correcto que me llevaba de regreso al centro de la ciudad.

St. Stephen’s Green está muy muy muyyy cerca (ahora me doy cuenta) de donde anduve la noche anterior. Es un parque súper grande (no tan grande como Phoenix park) que también tiene laguna adentro y muchas zonas para donde caminar (y muchos patos y gansos). Aquí, igual que en Mountjoy park, la gente se tira a la grama para disfrutar del sol, porque además, me comentaron que eran los primeros días soleados del año así que había que aprovecharlo.

Luego de ahi decidí caminar un poco más, me fui a caminar sobre Grafton Street a buscar donde comer (a McDonalds fui a morir) y ver algunas tiendas interesantes: vintage, tiendas de Disney, etc. Luego me fui a buscar la Secret book and record shop para ir a metidiar y posiblemente encontrar unos libros para traer de regre. Encontrar la tienda me costó un poco, porque realmente es un poco secreta, tiene un anuncio no muy grande en la entrada del pasillo donde está la tienda. Ahi encontré miles de libros, de diferentes temáticas, a precios más o menos baratos; pues hay muchos libros de los cuales en El Salvador no hay y sobre todo los discos de vinilo (hasta de las Spice Girls pues).

Terminé comprando un libro y a seguir caminando a ver qué más encontraba, por más que busqué el flea market no lo encontré; pero me encontré con mis pies adoloridos de la caminada y con la estatua de Molly Malone. Entonces decidí regresar al hotel o al menos a una zona más conocida y luego de caminar un par de cuadras cerca de la estatua, regresé a la zona de Dame Lane, cerca de The Mercantile, donde, como todos los viernes, tienen música en vivo y el callejón que pasa por ahi se vuelve una sola calle llena de gente afuera bebiendo pintas, platicando, bailando, cantando, etc.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fgabboggie%2Fvideos%2F10158526117565304%2F&show_text=0&width=560

Estuve ahi durante dos pintas que compré en The Dame Tabern, en la esquina escuchaba a The Luna boys haciendo unos bueníiiisimos covers y justo a la par una pareja de drunken irishs bailaban de la mejor manera que podían Jhonny B. Goodee. Salí de ahi y me fui a comprar un sandwich y unas cervezas al Centra que está en la zona del Temple Bar. Luego de comprar eso, me fui de regreso al hotel para comenzar a ver la nueva temporada de Sense8 (don’t judge me… Había buen wifi, cigarros y cena… Aparte, adentro no hacía tanto frío)

Día 3:

Último día en esta linda ciudad, me desperté un poco tarde, tipo 10am y casi de inmediato me fui a bañar, solo que me tardé un poco más de lo debido y se me había olvidado que el check out era a las 10:30am por lo cual, cuando regresé de bañarme mis cosas ya no estaban, mi candado estaba quebrado y pues… con todo y un poquito de dignidad bajé a retirar mis cosas que estaban medio en mi maleta y medio en una bolsa negra. Saqué las cosas, porque no había free locker donde dejarlas y solo pasé sacando la cerveza que había dejado en el refri comunitario (al cual tenés que ponerle nombre, número de cuarto y de bunk bed) y salí por algo de comer a un lugar que quedaba cerca llamado Kokoro donde pedí un sushi y me tomé mi cerveza…

Mi vuelo salía a las 6:50 pm, por lo cual tenía que estar en el aeropuerto a las 4pm como tarde. Así que tenía un chancecito para ir a buscar souvenirs, otro candado, una toalla (que olvidé en San Salvador), una sombrilla (porque puesí, en Londres llueve) y un chapstick porque el frío me tenía hecho leña los labios. Me fui para una Carrolls que había visto sobre Liffey Street Upper a comprar un par de llaveros, una campana para mi mamá y cosas así… y justo al momento de pagar con mi super tarjeta de débito del Banco America Central me dice la chava (que se llama Marina y me acuerdo porque lo anoté en google keep junto con el nombre de otra gente que iba conociendo) en perfecto español: “Banco de America Central… oye, de dónde eres?” y yo “ahh de El Salvador…” y la conversación siguió más o menos así…

M: Oye! Yo conozco a un salvadoreño! Lo conocí en Costa Rica hace un par de años.

G: ahh en serio?

M: Sí, guapísimo, chateamos todos los días, estoy reee enamorada. Es de Santa Ana y quiere que me vaya a vivir allá con él, que puedo conseguir trabajado súper rápido de profesora.

Obviiiiaameeente le dije que ni loca se viniera para El Salvador, me contó todo lo que le costó a ella llegar hasta donde está. Ella es una argentina con ascendencia italiana y abandonó Rosario para irse a vivir a cómo pudiera en Irlanda. El man no se quería ir a vivir a europa porque aquí, parece ser, que vive super bien con sus papás, el papá es militar y allá, pues, le iba a tocar trabajar… shame on you.

 

Luego de la platica y de comprar todo lo demás que tenía que comprar, decidí ir a buscar un airlink para el aeropuerto; pero en eso me encontré con que había un express tour de la ciudad al cual tenía derecho por haber comprado el 3 day pass de bus y le pregunté como 4 veces a los del tour que si iba a lograr llegar a tiempo al aeropuerto… me dijeron que si, que estaríamos de regre a las 3:30pm. Así que decidí agarrar el tour.

Este tour era un top-off que te iban contando la historia y los lugares más importantes de la ciudad y en cada cierto lugar podías optar y bajarte – cosa que no hice porque puesí, ¿por qué perder más tiempo y arriesgar a perder el vuelo a Londres? Conocí el lugar donde vivió James Joyce, la estatua de Oscar Wilde que está por St Stephen’s Green, también mencionaron que podía haber ido al mini museo que está ahi en frente y guess what?! Pude haber entrado DE CHOTO -as in, free- a la exposición de U2, pero pues, no entré y el bus no tenía parada ahi… siii, yo se… shame on me… Además explicaron por qué muchas de las casas/apartamentos tienen color de puerta diferente: cuando la reina Victoria falleció, se dio la orden de pintar las puertas de color negro en señal de luto, pero como a los irlandeses nadie les dice qué hacer… La pintaron del color que les dio la gana.

Fuimos al Guiness Storehouse y no se imaginan la barbaridad de gente que había haciendo fila, con tickets comprados y con fastpass… Si eran 200 eran pocos… así que ni modo, solo logré la foto del portón de entrada y seguimos por el tour. Luego de dos días de sol, de pronto se puso muy nublado y estar en el top del bus ya no era tan divertido. Fuimos a dar una vuelta a Phoenix park antes de terminar el tour y me dejaron a las 3:30 justo unos 30 metros de donde salía el Airlink para el aeropuerto; a todo esto yo me congelaba con 12° y veía gente correr en shorts por la calle como que era medio día, soleado y con calor…

Agarré el bus y luego de unos 20mins de viaje, llegué de regreso al aeropuerto internacional de Dublín. Entré, no chequeé maletas porque no llevaba otra y puesí, mi boleto con Ryanair no incluía maleta chequeada; pasé todos los puntos de seguridad -menos mal llevaba tiempo- y seguí caminando hasta llegar a la puerta de abordaje, la cual sentí que estaba lejíiiiisimoooos. Llegué a la zona de abordaje y pasé comprando un tripack de comida (sandwich/ensalada + crisps + bebida) como por 4 euros y me dispuse a descansar un poco antes de abordar el vuelo.

Comenzó a formarse la fila y me chequearon el pasaporte, sentía cerquísima Londres, y en eso me dicen “esta hoja tenía que venir impresa, y tuvo que haber pasado VISA check…” y yo con cara de parto, no podía darme el lujo de perder otro vuelo, le dije a la encargada que me habían dejado pasar por seguridad que había llegado y no me pidieron nada más, ella me dijo que tenía que volver a pasar seguridad pero que no iba a lograr el vuelo. No se que cara puse, pero me dijo que por esta vez, me iba a chequear y que podía pasar… así que sin más, pude abordar el avión a Londres ♥.

dav
Off to London baby!

Otras notas sobre el viaje:


Lugares que me quedé con ganas de ver:

Piccole cose – Roma

(Nota: los títulos de estas entradas del viaje estarán basadas en una canción del playlist que me acompañó durante este viaje)

Roma… ¿Cómo describir esta increíble ciudad? Creo que literal, no hay una sola palabra para poder encapsular lo que sentís estar ahí, caminar por cada esquina y calle llena de piedras y de historia. Si no vas pendiente de google maps o de un mapa, puede que te llevés una muy agradable sorpresa al doblar en una esquina: una fuente, un obelisco, más fuentes, más vestigios de la civilización romana o simplemente un lugar de una película o un libro…

El viaje, luego de todos los contratiempos y corridas que di en Frankfurt, comenzó en un taxi de €60 porque a la media noche que llegué, desde el aeropuerto ya no hay salidas de buses hacia la terminal o salida de tren, lo bueno es que era un Mercedes Benz clase C… Lo malo es que me desbalanceó €40 de mi presupuesto diario… Intenté usar Uber con el wifi del aeropuerto y nunca encontraba un driver, por lo cual tuve que recurrir al taxi.

mde

La diferencia entre el costo de un transporte público a un taxi o uber es abismal. Un tren desde el aeropuerto, en un Leonardo Express, non-stop vale €14 y un billete de bus (que da para 100 minutos de viaje en diferentes rutas) cuesta €1.5 (y también da para una ida en la metro).

Llegada al apartamento de Chris, mi amigo ♥ en Roma, solo quería dejar la maleta y dormir en una cama. Procedí a pedir la clave del WiFi del apto (porque puesí… prioridades) a dar señales de vida en mi casa y a mis amigos y a sacar los paquetes que tenía que entregar 🙂

mde

El siguiente día, o mi primer día en Roma, salí desde Via della Camiluccia hasta , no tan temprano, pero tampoco taaaan tarde (SPOILER ALERT: todas mis mañanas en Roma comenzaron no tan temprano). Chris me enseñó los tips de transporte público, la app de Moovit para poder ver las horas de las llegadas del bus y las paradas. Cerca de plaza Cavour fuimos a un café o un bar como también son conocidos allá llamado Camillo B. a disfrutar un “típico desayuno italiano” entiéndase: un café y un cornetto. El tip con la comida en los bares de café es no sentarse. Puedes tomarte el café y comer el cornetto en la barra y así “evitas” el cobro extra para turistas que es el cobro de servicio a mesa.

De ahi me fue a dejar cerca del Mausoleo de Augusto y de ahi comencé a caminar sobre Via del Corso hasta llegar a Piazza del Popolo. Ahi es donde la verdadera Italia cobra vida: vespas, calles de piedra, callejones con ventanas dobles; el amarillo/naranja que es característico de la ciudad y sus muchos turistas (reconocibles por las gorras, los shorts, cámaras al cuello, etc).

 

Luego de pasar un par de minutos en PiazZa del Popolo viendo pasar a la gente, decidí subir hacia la Terraza del Pincio y luego de escuchar a unas personas tocando violín gracias a Google Maps me di cuenta que había un lugar que se llama “Casa del Cinema”  la cual, como oficialmente no había empezado el verano, estaba cerrado y tampoco había venta de souvernirs o algo así… así que seguí caminando y me di cuenta que hay una calle llamada Marcelo Mastroianni. Seguí esa calle y me encontré con Porta Pinciana y segui caminando porque Maps me decía que The Spanish Steps estaban cerca y puesí… había que ir a visitar uno de los lugares donde Audrey Hepburn estuvo durante Roman Holiday; sobre Via di Porta Pinciana hay muchas tiendas de souvenirs, electrónicos, así como también hoteles y tiendas de carteras italianas.

 

Al llegar sobre Via Sistina seguían apareciendo muchas más tiendas de souvenirs, mini tiendas y hasta la tienda de Leica ♥ y un poco más adelante se encontraba uno de los muchos obeliscos que están en la ciudad de Roma. Desde lo alto de las escaleras de la plaza España se puede ver los miles de turistas que llegan a ese punto, siendo uno de los más turísticos además de la Fuente de Trevi. Ahi puedes encontrar los muy famosos (y molestos e innecesarios) palos selfie por €3, también uno que otro powerbank y juguetitos de goma para los niños.

 

De ahí, parecía que la Fontana de Trevi estaba cerca así que decidí seguir caminando un poco más… Es increíble la sensación que da ir caminando por las calles o callejones de Roma y sentir que al cruzar o al dar la vuelta en una esquina, encontrás piezas históricas tan importantes o tan lindas y por supuesto, llenas de turistas tratando de sacarse una selfie o la foto familiar y alguno que otro, solo existiendo y observando.

 

Roma es una ciudad muy caminable… Luego del primer día había recorrido 26kms, cosa que jamas pensé hacer y lo más raro es que no terminé agotada… Pero bueno, lo siguiente fue ir a comer a un pub irlandés donde lo que estaba sonando no era ni por cerca irlandés sino que… des-pa-cito… Y hacer tiempo para que Chris saliera a su pausa para reunirnos en Piazza Venecia ♥ De ahi caminamos hacia el Coliseo, pasando por el Foro Traiano, el Foro Romano, Foro Imperial, etc. Al llegar al Coliseo, decidí no entrar ya que el tiempo no era como para andar haciendo quinimil filas y entrar a poner cara de lela (sorry, that’s me… got time for nothing, sino miren me aquí haciendo una entrada al blog sobre mi viaje de mayo… en julio…) y fuimos por un par de fotitos al arco de Constantino; caminar al borde del Circo Máximo que sí, en efecto es un tierrero; pero vamos, un tierrero histórico…

 

Quería pasar a ver otro de los lugares famosos de Roman Holiday, la boca de la verdad… Pero había una fila que parecía el último día de Consuma en Agosto… Así que también, pasé de largo. A la vuelta, en Vía del Cherchi, tomamos un bus que nos regresó a la parte alta de la ciudad, a Chris a su trabajo y a mi me fue a dejar a un par de cuadras de la entrada del Vaticano… Y sí, a un par de cuadras porque de lela me bajé antes, pero bueno, así conocí un poco más de la ciudad.

 

Al llegar al Vaticano, cuesta un poco saber a dónde está la entrada, pero si seguís caminando ves el arco con la entrada e inmediatamente ves el obelisco de la plaza de San Pedro (holi Robert Langdon) pero hasta este momento, no se con exactitud donde es la entrada para la Capilla Sixtina... Por lo cual me tuve que conformar con ver la Basílica de San Pedro.

 

Saliendo de ahi, decidí ir por un gelato de pistacho ♥ y luego irme a casa a ver el partido de la Champions, pero Chris me dijo que cerca de Via del Gracchi habían varios lugares donde poder ver el partido, así que me quedé y comencé a buscar. Ahí entendí que a pesar que el fútbol es un deporte que a los italianos también les interesa, no significa que en todos los bares y restaurantes tendrán una pantalla gigante (o una pantalla de cualquier tamaño) para ver el partido; solo los pubs tienen y ese es su estilo o su servicio.

Nunca encontré los mentados restaurantes que tenían pantallas para ver el partido, pero me encontré con un pub llamado Morrison’s los cuales además de tener cerveza extranjera a €6 (que por lela compré), tienen unas papas fritas en rodajas riquiiisiimaaaaaas!!

hdr
Crisps and a beer en Morrisons

Por cierto, ese fue el mismo lugar donde llegué a ver el partido de la Juve el siguiente día y conocí a dos personas interesantísimas y divertidísimas… que más adelante les contaré.

Terminó el partido y me fui al Puente San Angel, que se convirtió en mi lugar favorito de Roma, luego me encontré nuevamente con Chris pasada las 12am y decidimos ir a dar un recorrido a la Fontana de Trevi, la cual yo estaba interesada en ver de madrugada y sin tanta gente, pasamos antes a la piaza Navona que yo no había tenido chance de ver y ya en la Fontana di Trevi hice un Facebook live y la tradicional tirada de monedas para poder regresar a Roma ♥

Día 2:

Chris me había comentado de este lugar, donde la gente pone miiiles de candados a diario gracias a las creaciones literarias de Federico Moccia (ciao Nikki e Alex). El lugar se llama Ponte Milvio. Este lugar queda a unos 15 mins en bus de la casa de Chris y a 300 mts del estadio Olímpico de Roma. El puente no tiene mucho de especial, habían unos cuantos candados (que luego aprendí que los llegan a quitar a diario) pero lo que más me llamó la atención fueron los escritos en sus muros y en los bordes del puente; además del lindísimo rio Tiber que pasa abajo y bordea toda la ciudad de Roma. Caminé un poco más hacia el Ponte Flaminio y de ahi regresé por el otro lado de la calle hasta Ponte Milvio para comer un rato en lo más barato que pude encontrar: 100 montaditos.

Ahi me quedé comiendo un rato hasta que un chavo, que me contó que era de Africa y que había llegado a Italia como refugiado, llegó a asaltarme de una manera bien al suave… Me pidió dinero para poder hacer algo que ya no recuerdo y así pasa en diferentes lugares, llegan a pedir $ a un restaurante o un lugar donde estés y te cuentan sus historias, sobre todo ahora con tantas personas que llegan como refugiados a diferentes países, esto se ha vuelto más normal.

De ahi decidí caminar un poco más desde donde me dejó el bus, para conocer un poco antes de regresar al centro de Roma donde me iba a reunir con Chris. Caminé un poco más para pasar viendo el estadio Olímpico y el resto de la villa que en pocos días sería la sede del torneo internacional de tennis.

De ahi agarré un bus y me fui hacia Piazza Cavour y de ahi hacia mi lugar favorito en toda la ciudad… Ponte Sant’Angel a ver mi último atardecer en Roma antes de irme para Dublín. Ese día había mucha música en vivo en el puente, miles de vendedores de pinturas, selfies, tripodes, bendy tripods (compré uno por 10 euros), compré también un par de guantes para el frio que posiblemente iba a tener en Dublín, Londres y Amsterdam (4 euros), cuando se llegó la hora del partido de la Juve, me fui a Morrison, solo para encontrarme que no había espacio ni en la barra, pero por suerte, había una mesita en la cual me instalé y pedí exáctamente lo mismo que el día anterior, papas y cerveza, mientras (aprovechando que estaba fuera) me echaba un par de cigarros. Luego de unos 10 minutos ahí, llegaron dos chavos (no chavos, pero pues) que si se podían quedar parados afuera y el encargado del pub les dijo que no… Uno de ellos me preguntó si podían sentarse conmigo para ver el juego, les dije que si…

Y durante una buena parte del juego, cada quien estuvo en su onda, pero Jean Paul me preguntó que de donde era, qué hacía, blah blah blah… Resulta que él habla español y entre inglés y español terminamos hablando de donde eran (Guisseppe es de Foggia y JP no me acuerdo) y hasta apostando por el partido, apuesta que perdí y que felizmente cobraron (3 shots de Jameson).

Terminado el partido y despedidas las amistades regresé a Castel de Sant’Angelo para esperar que Chris saliera de trabajar y a tomar un par de fotos con la opción de light painting. Luego decidimos ir a caminar hacia Campo de’ Fiori, el Panteón y Piazza Navona por unas cervezas y justo antes de terminar la noche y regresar a casa (luego de cuarenta mil vueltas sobre las mismas 3 cuadras) me caí… Justo la noche, antes de mi vuelo a Dublín, JUSTO LA NOCHE ANTES, me caí y me doblé el tobillo…

Pero bueno, cosas que pasan y seguimos caminando hasta llegar a Piazza Venecia y agarrar la R6 para el apartamento… No podía creer que todo había ido bien, inclusive el perder el vuelo era mejor que esto; pero doblarme el pie y poner el riesgo el vuelo, tan cerca de uno de mis bucket list no era posible… Por suerte, creo que el seguir caminando me ayudó porque si dolía pero era soportable. Regresamos a casa a arreglar lo último que me llevaría en la maleta y a dormir.

Día 3:

Más que un día fueron horas. Un desayunito a la carrera y a salir para Roma Termini a agarrar un Leonardo Express, así que salimos a agarrar el bus y en lo que íbamos medio durmiéndonos y hablando de tonteras de El Salvador, cuando de repente la persona que iba frente a nosotros nos dice “ustedes son de El Salvador, verdad? yo soy de Izalco” Fuck… de todos los lugares, por supuueesto en que en un bus nos encontraríamos a un salvadoreño. Medio nos comentó que estaba estudiando allá y ya, nos bajamos en la Metro para agarrar para Roma Termini, llegamos, compramos mi boleto hacia el aeropuerto, luego de un par de neciadas con la tarjeta de crédito, terminamos comprándolo con efectivo.

 

Me despedí de Chris y le dije que la próxima semana estaría de regreso, así que sin más, me subí al tren que me llevaría a la terminal 3 del aeropuerto internacional de Roma. Llegué y todo tranquilo, tenía como 2h para que comenzara el abordaje. Llegué, luego de unos minutos y de unos problemas porque una pareja llevaba un cochecito para gemelos y tenían que chequearlo, pasé seguridad y ya estaba en el gate que me tocaba para agarrar el vuelo, solo que ibamos a agarrar un bus y de ahi, abordabamos en pista. So far, so good con los tiempos y el vuelo. Ver el avión de Aer Lingus me generó una sonrisa gigante en la cara, estaba a punto de tachar de mi bucket list una de las cosas que ha estado ahi desde hace muchiiisimo tiempo, así que en un avión super incómodo (luego me daría cuenta que los low cost en Europa son terribles) me preparaba para conocer Dublín.

 

Otras notas de este viaje:

Adventure of a lifetime

Y pues… luego de pasar meses y meses esperando el trip of a lifetime  se llegó el momento de armar maletas e irme a Europa… Este viaje implicaba tachar dos o tres cosas de mi bucket list.

Iniciamos en Panamá, luego de que Avianca cancelara uno de sus vuelos hacia Panamá en la hora que yo había comprado, logré que me compensaran estadía y transporte (gracias Avianca!!), así que aproveché para encontrarme con uno de mis mejores amigos y verlo luego de como 5 años.

PTY_adal

El viaje implicaba -a mi parecer- llevar una maleta de mano lo más práctica posible: que tuviera ruedas y que fuera lo suficientemente flexible, la cual, no existía en mi casa… Así que me fui a una tienda de segunda y por $10, conseguí una gym bag que también tenía ruedas, WIN!

El primer día en Panamá pasamos el día viendo el casco viejo, que cuando fui por primera vez no tuve chance de conocer, platicamos, caminamos, un par de birrias y al aeropuerto de regre…

So far, so great… Cuando le comenté a varios de mis amigos y compañeros de trabajo que me iba para el otro lado del charco, varios me comentaron sobre el tema del seguro de viaje, cosa que como primeriza en viaje trasatlántico, no tenia ni idea que había que conseguir… Al final me decidí y lo compré para 20 días. Menos mal, porque al llegar a Panamá ya para salir a Frankfurt, me pidieron eso y una carta de invitación (como que si fuera Canadá…) Luego venia un vuelo de 11 horas y un poquito más hacia Frankfurt… Pensaba ver las 3 películas de Bridget Jones, pero al final me puse a ver otra cosa, dormí como 2 horas y finalmente terminaron las quinimil horas que había pasado en el avión…

Llegada a Frankfurt pregunté en que gate era mi salida para Roma… me dijeron que la 26, mi boarding pass decía 24, la app decía 26… Resulta que era en la 36… Pasé como 20 minutos en la sala de embarque del vuelo equivocada… (fun fact… en migración a la entrada a la EU no me pidieron ni la carta de invitación, ni el seguro de viaje; lo único que me preguntaron fue que a qué lugares iba y que si tenía el itinerario de viaje, que por suerte había impreso)

Fui a ver las pantallas de información de vuelos y por atarantada, porque puesí, a veces hay que aceptarlo, me equivoqué de gate, me fui a la 68 que era el siguiente vuelo a Roma y pues, no me dejaron irme… Me sentía Tom Hanks en La Terminal… Me tocó esperar 5 horas más en Frankfurt, en un aeropuerto grande, chivísimo, con lounges para fumar, miles de tiendas de comida, revistas, duty free. Un aeropuerto donde los encargados de las aerolíneas se mueven en bicicletas por todo el aeropuerto… Luego de esta espera y una dormida en 3 sillas, comenzó la aventura… 8 horas más tarde (la espera más el vuelo) llegué a Roma…

Tips:

  • Al llegar a un aeropuerto, siempre pregunten en qué gate sale su vuelo; si no estan seguros, fijense en el número de vuelo + la hora de salida; NUNCA el destino, o les va a pasar lo mio y van a terminar gastanto extra $. 

 


Otras notas del viaje: